13 may. 2016

Crossover IV - Camino a Los Yungas

Y ahí va un nuevo crossover, el cuarto nada más y nada menos (en verdad debería ser el quinto peeeero uno se perdió por el camino por falta de tiempo, que últimamente voy a full). Este debía ser un micro relato de 200 palabras escrito en 1ª persona, de género de aventuras y en el que debía salir alguien cantando y desafinando, y alguien leyendo una novela romántica. Premio para el que adivine cual es a la que hago referencia xDDD.

----

—¡Por los dioses, Tania, deja de cantar! —estallo, al fin—. ¿Acaso quieres que llueva?
—¡Déjame! —replica, frunciendo el ceño—. Me relaja.
No puedo reprochárselo; el camino está siendo mucho más difícil de lo que imaginaba y también estoy nerviosa. Y más asustada de lo que quiero admitir.
Me señala el libro que tengo en mis manos. La portada muestra a una mujer abrazada a un caballo en actitud más que cariñosa.
—No sé cómo puedes leer esa porquería. ¿Eso no sería zoofilia?
—Pues tiene su gracia, en serio.
Un bache hace que el libro caiga al suelo. No quiero levantar la vista y mirar por la ventana; un abismo de ochocientos metros de caída libre hacia la espesura boliviana se abriría ante mis ojos. Unas gotas empiezan a repiquetear con furia contra el cristal y el barro de la carretera hace resbalar el pequeño y viejo autobús, que al poco frena en una curva.
—Señores. —El conductor se dirige hacia nosotros—. La lluvia hace impracticable la carretera. Hasta que no pare no podremos avanzar ni retroceder. Habrá que esperar aquí.
—¡Te lo dije, Tania! —la acuso, dándole un codazo—. ¡Mira la que has liado!
—¡Oh, cállate!

----

Sé que no me ha salido muy aventurero, pero es que con 200 palabras tampoco da para mucho más que una introducción a una posible aventura.

Y ahí va el sorteo para la siguiente escritora, que esta vez no es Susana Bielsa, si no Ana Peris (co autora de La Senda Oscura), que se acaba de sumar a la rueda de crossovers y se estrenará la próxima semana con las siguientes condiciones:

Relato de 200 palabras, escrito en la voz que quieras, del género que quieras y que debe trascurrir en invierno y alguien debe gritar ¡socorro!

Fácil, ¿no? Pues ¡Ea, a escribir! ;).