14 nov. 2012

Templum Magazine #4


Me alegra poder anunciaros la salida a la luz del número #4 de la revista Templum Digital (un proyecto de Ediciones Babylon que promociona artistas tanto españoles como del resto del mundo), en la que 6 de sus páginas están dedicadas a mi trabajo incluyendo varias ilustraciones inéditas. 


Para este artículo respondí unas cuantas preguntas de las que se ha extraído la frase que acompaña la primera página dedicada a mí, y por ello os dejo también la entrevista completa que podréis leer a continuación ;).

---


I'm glad to announce the publishing of the Templum Digital magazine #4 issue (an Ediciones Babylon project that promotes artists from around the world), and there are 6 pages inside dedicated to my work with some unpublished illustrations.  


--- 

Entrevista para Templum Digital #4

1.- ¿Cuándo supiste que querías ser ilustrador?


­
Supe que quería ser ilustradora a los 14 años, cuando descubrí y comprendí lo que era la ilustración y se abrió ante mí un mundo de infinitas posibilidades.
Crecí rodeada de libros y cómics de todo tipo (recuerdo con especial cariño esos momentos en los que, a escondidas, ojeaba  la colección de “Creepy” de mis padres. Tendría 6 o 7 años… ¡me fascinaban!) y cuando de pequeña me preguntaban qué quería ser de mayor, mi respuesta siempre era la misma, pintora. Pero no fue hasta que descubrí el trabajo de Luís Royo y de Ciruelo (y la ilustración fantástica en general) cuando se me despertó ese gusanillo de querer que mis dibujos no sólo intentaran transmitir un concepto o sensación, sino que además pudieran narrar mil historias.

2.- ¿Cuáles fueron tus inicios en el mundo artístico?

Como la mayoría de creativos empecé a dibujar a muy temprana edad. Con los años he ido cambiando los “plastidecor” y las ceras manley por lápices de colores, acuarelas, gouache, acrílicos y actualmente por una tableta Wacom, pero siempre tuve una idea clara, quería dedicarme al arte y, aunque sabía que no iba a ser un camino de rosas ni lo conseguiría de un día para otro, lucharía por conseguirlo. Y en ello ando todavía…

Empecé con pequeños encargos y trabajos muy sencillos mientras estudiaba en la escuela de arte, y que en su mayoría venían de parte de amigos y bloggers.
Luego, con la llegada de las redes sociales (que han tenido un papel esencial en todo esto) pude conocer a otros artistas, hacer amistad con muchísima gente, contactar con editores, y promocionar mi trabajo de una manera rápida y sencilla a través de páginas, grupos y sobretodo del boca a boca de la gente. A través de las redes sociales he podido participar en concursos, eventos, antologías literarias como Ilusionaria, e incluso en convocatorias como las de Ballistic Publishing, que quizá de otra manera hubiera sido mucho más complicado enterarme de ello.
Todas las horas invertidas en pintar como si no hubiera un mañana y en internet me han dado muy buenos frutos hasta ahora, y espero que siga así.

3.- ¿Podrías decirnos qué significa ser artista para ti?

Aunque la palabra “artista” como tal no acaba de encajar conmigo y me viene bastante grande, desde mi punto de vista como ilustradora ser artista significa poder interconectar tres mentes muy distintas entre sí (la mía propia, la del escritor y la del lector u observador) para crear juntas mil universos y narrar otras mil historias en una misma imagen. Significa poder dar rienda suelta a la magia con absoluta libertad y sin ningún miedo a fastidiarla.

4.- ¿Utilizas alguna técnica especial para tus ilustraciones?

La verdad es que no. Con lo que me siento más cómoda actualmente es con la pintura digital de estilo realista y con la manipulación fotográfica (como técnicas independientes o mezcladas), pero me gusta experimentar con distintas técnicas (digitales o tradicionales) e ir alternando según el trabajo que esté haciendo en ese momento.

5.- ¿En qué te inspiras?

Todo puede ser una fuente de inspiración en potencia. Una canción, una película, una frase, un paisaje o incluso un gesto pueden hacer saltar esa chispa previa a cualquier nueva ilustración.

6.- ¿Qué le aconsejarías a una persona que recién comienza en la ilustración digital?

A alguien que esté empezando le aconsejaría esencialmente que le eche horas de trabajo y experimentación, que disfrute con ello, y también que tenga la suficiente humildad para aceptar y analizar las críticas constructivas, sean buenas o malas. Un trabajo nunca será suficientemente bueno y siempre habrá alguien que lo haga mil veces mejor, pero no por ello hay que perder las ganas de seguir adelante, al contrario, ha de servir de incentivo. Y ante todo honestidad consigo mismo, con el gremio de ilustradores y sobre todo con su público.

Sin comentarios