5 ene. 2009

Esterri d'Àneu '08 (parte 3)

Lunes 22.


No sé qué hora es (más bien no recuerdo qué hora era xD) pero suena el despertador de nuevo. Nos levantamos y nos disponemos a guardar todas nuestras cosas en las mochilas, ya que antes de las 12:00 h la habitación ha de ser desalojada. Eso nos da muchísima pena y volvemos a pensar en que podríamos perder el autobús de vuelta, o que cayera una gran nevada y nos quedáramos incomunicados en el pueblo y fuera imposible regresar xDD. Como eso es imposible, acabamos de guardarlo todo, nos cambiamos de ropa y bajamos a desayunar exáctamente lo mismo que el día anterior.

Mientras decidimos qué hacer y terminamos de desayunar y tal, pruebo de nuevo la cámara... nada, que no hay manera, pero en modo automático todavía puede hacer fotografías, ya que el problema viene al intentar cambiar los parámetros del modo manual o bien al usar el zoom para ver cómo ha quedado la foto.
Almenos es algo, así que decidimos explorar el pueblo y de paso sacar algunas fotos (o intentarlo).


Mientras paseamos por ahí pasamos por una tienda y compramos todo de productos típicos de la zona, llevándonos secallona, xolís, chistorra, bull blanc, paté artesanal (que nos regalan), queso de oveja, queso cendrat (queso de cabra madurado y semicurado que se fermenta tapado con ceniza) y otra botellita de ratafía.

Cargados con todo eso, continuamos con nuestro paseo caminando por la zona antigua del pueblo, por la nueva, por los campos, el puente románico, pasamos por delante de l'Ecomuseu d'Esterri d'Àneu pero no llegamos a entrar y no me olvido de los gatos. Hay muuuchos gatos y todos muy cariñosos xDD.

Un claro ejemplo de una "yegua" lamiendo a sus "potrillos".


Algo que me hace muchísima gracia (no de reirme...) es que ahí todas las casas tienen un cartelito en la entrada con el apellido de la familia que vive ahí o quizás la que tuvo originalmente tal vivienda. Es como si en la entrada de mi casa pusiera Casa Bensler (xDD). Y otra cosa destacable es la limpieza de las calles de estos pueblos, no se ve nada por el suelo, ni pintadas, todo muy limpio y pulcro... nada que ver con Barcelona, aishh!.


Al cabo de un rato, serían ya las 12 o así, volvemos al bar de la pensión y pedimos unos bocadillos para llevar y comerlos fuera antes de coger el autobús de vuelta. En la tele están dando la lotería de navidad, que por cierto, no tocó xD.

Cuando tenemos los bocadillos, nos dirigimos al paseo del río y no sentamos en uno de los bancos a comer. Ahora toca relajarse y disfrutar de los últimos minutos de este precioso lugar al que espero regresar. Aprovecho también para sacar las últimas fotografías.
Todo el mundo que pasa por ahí nos saluda y nos desea el buen provecho, y se nos hace raro que alguien no nos diga nada.


Y llegó la hora. Son las 14:00 y algo y decidimos ir a esperar el autobús que tendría que venir a y media. Pasado ese rato parece que el bus no llega, y según nos comenta la misma mujer que nos recomendó el restaurante Bruna el primer día que llegamos a Esterri, es muy extraño que llegue tarde ya que suele ser extremadamente puntual.
Pero finalmente llega y nos vemos obligados a subir xDD. Ahora nos quedan cerca de 6 horas de viaje, que para mi transcurren durmiendo con la cabeza dislocada contra el cristal de la ventana con mi polar haciendo de almohada, y tapada con la chaqueta de ski de David ya que hace un frío del carajo y este chico no sabe lo que es eso xDD. También mencionar a la espesa niebla que por la noche aún impresiona más.

La entrada a Barcelona se hace totalmente estresante. Lo primero que se escucha es el ruido de las sirenas de ambulancias y policia, se siente el bullicio de gente y de tráfico, el consumismo en las tiendas... nada que ver con esa paz que mencionaba antes. Por suerte eso sería solo un rato, ya que enseguida regresaría a Caldes, y mi pueblo a pesar de estar relativamente cerca de la ciudad y de tener bastante vida, también está lo suficientemente lejos para que sea un pueblo tranquilo, así que el cambio no es tan brusco.

Aishh Esterri... te echamos de menos.


1 comentario:

... dijo...

Doy fe de que los embutidos y los quesos estaban de vicio. :P

El pueblo es muy bonito. Ayer estuve yo y me encantó. No me traje embutidos porque mi trasero ya es bastante visible tras las comilonas de estas fiestas jajajaja! ;D

Un besuko!